Recurso 1@300x-100 3

Merlina: El inicio de un nuevo universo televisivo

La renovación de Merlina (Wednesday) para una segunda temporada no debió sorprender a nadie. Luego de su estreno, a fines de noviembre, la serie ha sido lo más visto de Netflix en múltiples países en repetidas oportunidades, y en el récord histórico del gigante del streaming, según Forbes, solo es superada en horas vistas por El juego del calamar (Squid Game). ¿Por qué tal nivel de éxito? A continuación, algunas de las posibles razones. 

Un mix que funciona
Desde el primer episodio, Merlina, la hija de la archiconocida familia Addams, muestra su lado más oscuro. La adolescente, interpretada a la perfección por la veinteañera Jenna Ortega (The Fallout, Scream 5), es apática, perfeccionista y truculenta –rasgos históricos de su personaje–, pero con el pasar de los capítulos, motivada por su curiosidad innata y el contexto que encuentra en la Academia Nevermore, sus intereses se van alineando con el de sus compañeros y su escuela, convirtiéndose en una atípica heroína. 

Una de las fortalezas de la serie es que no cabe en una ni en dos categorías: pertenece tanto al mundo de la fantasía como al de las aventuras, el horror y la comedia. Las similitudes con el universo de Harry Potter son muchas: los estudiantes de Nevermore podrían irse de intercambio a Hogwarts sin problema. También hay rasgos de Stranger Things, entre estos el complejo caso que debe resolver la protagonista, la presencia de monstruos asesinos y la convivencia de dos mundos, al menos ante los ojos de Merlina. Sabrina, la bruja adolescente y Buffy la cazavampiros son otras series mencionadas como posibles influencias por la crítica internacional. Lo curioso es que a todas estas referencias hay que agregar una todavía más importante: Los locos Addams, título que engloba varias entregas, en múltiples formatos, y al que Merlina es fiel en muchos aspectos. 

El universo Addams
Otra de las claves del éxito de la serie es que no parte desde cero: el mundo de la familia Addams es conocido por varias generaciones y a través de diversas expresiones. La primera aparición de Homero (Gomez), Morticia, Pericles (Pugsley), el Tío Lucas (Uncle Fester) y Dedos (Thing), además de Merlina (Wednesday) fue en un cómic publicado por Charles Addams en el New Yorker, principalmente en las décadas de los 40 y 50. Fue la serie televisiva estrenada en 1964, de solo dos temporadas, lo que llevó a los Addams y su imaginario a la fama internacional. Décadas después ocurrió el salto a la pantalla grande, con The Addams Family (1991) y Addams Family Values (1993), ambas dirigidas por Barry Sonnenfeld. El último paso antes del hit de Netflix consistió en dos películas animadas lanzadas en 2019 y 2021, demostrando que el hambre por la locura de Morticia y compañía nunca desapareció. Merlina mantiene los personajes –aunque la protagonista cambia de niña a adolescente– y el característico humor macabro asociado a la marca Addams, pero también se adapta a los tiempos actuales con las referencias mencionadas y se apropia del sello de uno de los directores más reputados de la industria del cine: Tim Burton. 

Un refuerzo de lujo
Los creadores de Merlina, la dupla de Al Gough y Miles Millar (Smallville, Into the Badlands) tenían una visión muy clara de su proyecto cuando dieron el paso más incierto: contactar a Tim Burton. El director de Batman (1989), El joven manos de tijera (1990) y Sweeney Todd (2007), quien nunca había trabajado en una serie televisiva, siempre estuvo interesado en proyectos asociados a la familia Addams. Por ejemplo, quiso dirigir la película de 1991, pero no pudo por problemas de agenda. Luego tuvo en sus planes un filme en stop-motion que tampoco llegó a puerto. Cuando recibió el guion de Gough y Millar los planetas se alinearon. Así lo relató Gough en el podcast “TV’s Top Five”, de The Hollywood Reporter: “Pensamos que quizás no íbamos a recibir ninguna respuesta, pero (…) recibimos un mensaje de texto diciendo que Tim leyó el guion, que le gustó mucho, y que quería hablar por teléfono (…) Nos dijo que habría invitado a salir a Merlina en la escuela. Firmó de inmediato, le encantó la idea de narrar la historia en un formato más extendido que en el cine. Una vez que estuvo dentro del proyecto, estuvo muy comprometido. Quiso dirigir todos los episodios, pero esto no era posible, así es que dirigió cuatro capítulos y estuvo con nosotros durante todo el proceso de grabación en Rumania”. Así, Burton debutó en la TV dirigiendo los primeros cuatro episodios de Merlina. Un match total. 

No solo Merlina
Por último, otro de los puntos fuertes de la serie es su elenco. No solo resalta Jenna Ortega, quien saltó al estrellato en tiempo récord e incluso se hizo viral con su gracioso baile al estilo Addams en el episodio 4. También resaltan en la serie los actores escogidos para el resto de los personajes de la familia Addams, quienes según reveló Millar en el citado podcast, podría convertir a Merlina en solo un eslabón de algo más grande: “Cuando creas un mundo como este, la intención es que cualquiera de los personajes pueda ser el protagonista de su propio show. Fueron escogidos de esa manera. Cuando tienes a Fred Armisen (Fester Addams), Catherine Zeta-Jones (Morticia) y Luis Guzmán (Gomez), eso es algo que hemos discutido [con Netflix] y, si nos va bien, nos gustaría ampliar este mundo más allá de Merlina”. Hoy sabemos que sí les fue bien, y mucho. ¿Se viene el universo Addams?

Crédito de la foto: Matthias Clamer / Netflix

Comments are closed.